Una alimentación diferente

por | May 12, 2021 | Columnas de Opinión | 0 Comentarios

Una alimentación saludable y equilibrada es un factor fundamental para el estado de salud de cada individuo, la dieta habitual es la que determina la capacidad del organismo para prevenir y combatir infecciones presentes a nivel ambiental.

Actualmente, se vive la Pandemia de COVID-19, una enfermedad que ha causado numerosos cambios en el estilo de vida de las personas, y en donde la alimentación ha jugado un rol fundamental en el tratamiento de dicha enfermedad. Si bien, no existen alimentos que puedan evitar el contagio, una alimentación adecuada, es la base para el correcto funcionamiento del sistema inmune y la disminución del riesgo de otros problemas de salud como el sobrepeso, obesidad, problemas cardiacos y otras enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud, sugiere que, una alimentación adecuada debe cumplir con los requerimientos de energía y nutrientes que el organismo necesita para realizar sus funciones a nivel físico y fisiológico, siendo este requerimiento particular de cada individuo.

Dentro de las recomendaciones de una alimentación saludable se encuentra el consumir alimentos variados, frutas y verduras frescas, incorporar alimentos ricos en fibra, mantener al margen el consumo de productos altos en grasas saturadas, azucares y sodio, limitar el consumo de alcohol, evitar el consumo de tabaco y realizar actividad física de manera constante. Pero, esto ya lo han leído ¿verdad?, y entonces, ¿por qué es tan difícil aplicarlo?

El acto de comer va mucho más allá que solo ingerir alimentos, la conducta alimentaria es el comportamiento involuntario o voluntario que un individuo posee respecto de un alimento, en el cual intervienen experiencias previas, recuerdos, sentimientos y emociones, por lo que un enfoque de alimentación consciente busca regular y canalizar las emociones, señales y pensamientos que interfieren en la toma de decisiones antes, durante y después de comer. Esta modalidad es de gran ayuda para lograr un peso saludable, pero, además, contribuye al cambio de hábitos, manejo de la ansiedad y es capaz de transformar la relación con la comida en una experiencia sana y satisfactoria para el individuo.

En tiempos de crisis, como la actual Pandemia, es frecuente que se generen episodios de ansiedad, los que a menudo son compensados con productos altamente procesados, ricos en azúcar, sodio y grasas, sin embargo, se pueden realizar pequeñas acciones para aprender a mejorar esta situación:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.